En la actualidad, cada vez son más los tratamientos estéticos que aparecen para cuidar nuestro cuerpo, teniendo éstos notorios resultados desde, prácticamente, la primera sesión. Una de las técnicas que se ha ido desarrollando en los últimos años, y que ha llegado recientemente a nuestros centros, son las ondas de choque: un innovador tratamiento para combatir la celulitis.

Las ondas de choque son una técnica que se empezó a desarrollar en el ámbito de la medicina hace años en Suiza. Dichas ondas eran empleadas para destruir los cálculos renales y, con el tiempo, pasaron a usarse también en la disciplina de la fisioterapia, dados sus beneficios a la hora de tratar determinados tipos de lesiones. Actualmente son empleadas en estética, ya que mejoran notablemente la piel de naranja, así como la elasticidad y firmeza de la piel, además de que activan la circulación.

Las ondas de choque son unas ondas acústicas de diferentes intensidades que se emplean para lograr una recuperación del tejido de la piel, aportando oxigeno y generando nuevos vasos garantizando así un flujo de nutrientes elevados en la zona tratada. Es un tratamiento totalmente indoloro.

Trabajamos con diferentes cabezales enfocados al objetivo que queramos conseguir:

Un transmisor profundo para romper grasa y tejido conectivo en las zonas mas profundas.

Y dos tipos de transmisores radiales para incrementar el riego sanguíneo y creación de nuevo colágeno y relajación muscular

La aplicación de estas ondas tiene consecuencias positivas para la celulitis, ya que la reduce notablemente, eliminando la grasa localizada en diferentes partes de nuestro cuerpo como muslos, piernas, glúteos, etc., pero también se ha demostrado que sirve para tratar otros problemas estéticos como estrías o cicatrices.

En los centros Tcuida hacemos una valoración personalizada para cada tipo de cliente y así poder determinar el tratamiento adecuado.